Volver a la página principal Historia, componentes,... Para contactar con el grupo Nuestro pueblo: Valle Gran Rey Festivales, televisión, charlas,... Romance, santo domingos, años nuevos,... Mudanzas, repertorio,... Fotos de viajes, actuaciones, parrandas,... Libros, discos,... Lo más importante Otros contactos en la isla

Grupos folklóricos de La Gomera. Canarias. Folclore canario. Agrupaciones folklóricas de La Gomera. Grupo folklórico tambor gomero. Folklore de Valle Gran Rey  

 

NUESTRA MÚSICA

 

La Gomera posee un folklore rico y variado, fruto de las diversas aportaciones culturales generadas a través de su azarosa historia, y que van, desde los Toques de Tambor, que hunden sus raíces en la memoria de los antiguos gomeros, hasta los más recientes géneros de cuerda, comunes al resto del Archipiélago. También la décima y el punto cubano forman parte consustancial de alma gomera pues, traídos por los indianos (emigrantes retornados), aquí calaron y fueron muchos los poetas populares que lo elevaron a gran altura.

    Dentro del grupo, nuestra principal preocupación ha sido recuperar todos esos temas de la memoria de nuestros mayores, para poder interpretarlos y enseñarlos a las próximas generaciones, o simplemente a todo aquel que quiera conocerlos.

    Considerando además, que el concepto de “folklore” no se circunscribe exclusivamente al ámbito de lo musical o del baile, sino que engloba una serie de valores, de formas de entender la vida, que, a lo largo de la historia, han contribuido poderosamente a configurar nuestra identidad como pueblo.

 

 

Encuentro folklórico en "Juegobolas"

 

Un día de ensayo en el local

 

 

BAILE DEL TAMBOR:

Desde tiempos inmemoriales, el canto, acompañado de chácaras y tambores, ha sido la forma de expresión de los gomeros. Auténtica seña de identidad, crónica de nacimiento, vida y muerte. Presente en el proceso productivo de la comunidad, tanto en las labores del campo como en las domésticas y artesanales, pero sobre todo en ese tiempo entre trabajos, en descansos y pausas, o tras finalizar las tareas propias de la jornada (prácticamente usado como “canto de trabajo”); en la vida cotidiana y como vehículo de relaciones sociales; en las fiestas religiosas y patronales y en los ritos funerarios (como por ejemplo el velorio de los angelitos).

Los romances que se interpretan, bien pueden ser de la tradición traída por los colonizadores europeos, o de creación local, en cuyo caso reciben el nombre de coplas.

    En este rico patrimonio que es el romancero gomero y el Baile del Tambor, conviven elementos claramente aborígenes, como son los instrumentos empleados (tambor y chácaras), el ritmo y forma de cantar y bailar; con aportaciones castellanas, como son el romance o el encordado del tambor.

    Es este alejamiento de los patrones musicales europeos el que hace que a mucha gente le resulte tan extraño el oír a los cantadores gomeros, creando una falsa impresión de monotonía y desafinación. En el juego establecido entre el solista (romanciador), que va cantando una historia; y el coro, que va respondiendo el “pie de romance” (que es el auténtico sostén de la interpretación), se va creando una atmósfera de “abandono” que hace que los interpretes entren en esa especie de trance que caracteriza al Tambor gomero.


 

 

 

SANTO DOMINGO: Según parece, el Santo Domingo arribó a La Gomera a finales del siglo XIX al mismo tiempo que otros géneros de cuerda.

     Acostumbraba a interpretarse en los salones de baile junto con jotas (isas), folías, malagueñas... sobre todo al final de la verbena. En La Gomera evolucionó de manera curiosa, pues el tambor se apoderó de él y, paulatinamente, se dejó de interpretar con cuerdas.
  
    Existen dos variantes: una, más relacionada con la que se canta en el resto de las Islas, y que se basa en cantares propios de este género; y otra, donde se interpreta un romance a ritmo de Santo Domingo. Esta segunda forma la aprendimos de don Isidro Ortiz Mendoza, director de "Los Magos de Chipude".

    En todo caso, el Santo Domingo no tiene el carácter procesional del Baile del Tambor y, en cierta medida, los mayores (al menos en la zona de Valle Gran Rey) lo consideran un “género menor”.

 

AÑOS NUEVOS: La parranda se forma la noche de fin de año o la víspera de Reyes, quedando, a partir de las 12, en un lugar convenido, para salir a cantar de casa en casa. Antiguamente salían a cantar los hombres, mientras que las mujeres debían quedarse para preparar las viandas que se le ofrecerían a la parranda.
  
    Es uno de los géneros más desconocidos del folklore gomero y presenta una gran riqueza, tanto en melodías como en instrumentos empleados, variando la forma de interpretarlos de un pueblo a otro; e incluso, dentro del mismo, según los diferentes barrios.
        Uno de los empeños del grupo ha sido la investigación de los Años Nuevos. Aprender sus toques y formas de interpretarlos, ya que las coplas se improvisan para la ocasión, así como todo el ritual que conlleva el ir la noche de fin de año a parrandear de casa en casa.

   

Entre los que acostumbramos a interpretar están:

• Años Nuevos de Valle Gran Rey. Tienen un toque de tambor y tonada similar a los de Chipude y El Cercado. Se diferencia de éstos en el orden en que el coro repite los versos que va cantando el solista.
• Años Nuevos de Arure.
• Años Nuevos de Tazo.
• Años Nuevos “Englosiaos”.
• Años Nuevos de La Palmita.
• Años Nuevos del Barranco de Santiago.


 

 

 

Años Nuevos cantados por el grupo el día 1 de enero de 2004.

"Salimos del local de ensayo y recorrimos los barrios de Los Granados, Lomito Gámez, Lomo del Moral, El Retamal, Chelé, El Hornillo,...y terminamos ya de día en la Vizcaina."

 

 

Volver a la página principal Historia, componentes,... Nuestro pueblo: Valle Gran Rey Festivales, televisión, charlas,... Romance, santo domingos, años nuevos,... Mudanzas, repertorio,... Fotos de viajes, actuaciones, parrandas,... Libros, discos,... Lo más importante Para contactar con el grupo Otros contactos en la isla